miércoles, 14 de marzo de 2007

CONOCER A COLOMBIA


Autor:EDITOR DEL BLOG
En poco tiempo se puede pasar de las nieves perpetuas a las playas del Caribe, o de estar en compañía de amables campesinos en los altiplanos andinos a compartir los ritmos alegres de los habitantes de las regiones cálidas.
Parques naturales
En el territorio colombiano hay cinco regiones naturales de riqueza inigualable: cálidas playas en el Caribe, ensenadas pobladas de cocoteros en el Pacífico, misteriosas selvas en la Amazonia, ilimitadas sabanas en la Orinoquia e imponentes cumbres en los Andes. En fin, un universo de destinos que se pueden disfrutar en algunos de los 50 Parques Nacionales Naturales que se encuentran en todos los rincones del país.
Remontar el río Amazonas para adentrarse por los caños, escuchar los sonidos de la selva, ver las aves que regresan a sus nidos al atardecer o admirar los delfines rosados, es una aventura que siempre quedará en la memoria, que sólo es comparable con la fascinación de viajar por el Pacífico, región agreste que brinda a los amantes del ecoturismo sus selvas vírgenes, sus playas solitarias, sus exóticas islas y su mar donde cantan las ballenas jorobadas.
Para los que prefieren la serenidad de los paisajes de alta montaña, el Parque de los Nevados y el santuario de la Laguna de Iguaque son lugares ideales para conocer esa otra cara de la naturaleza tropical.
Las playas del Caribe
El Caribe colombiano ofrece otros destinos: playas doradas bordeadas por las verdes aguas del mar en el Cabo de la Vela, en La Guajira; ensenadas de arenas blancas rodeadas por una frondosa selva tropical, en el Parque Tayrona; paraísos turísticos con todos los servicios y una intensa actividad en Santa Marta y Cartagena de Indias, ciudad de tesoros históricos y culturales; extensas playas en el golfo de Morrosquillo y, cerca de la frontera con Panamá, el refugio de Capurganá, enmarcado por la selva del Darién.

A una hora en lancha de Cartagena de Indias, el visitante descubre los archipiélagos del Rosario y San Bernardo, paraísos submarinos donde el turquesa del mar y sus pequeñas islas embelesan con su tranquilidad y belleza. Mar adentro surgen las islas de San Andrés y Providencia, antiguo nido de corsarios y piratas, donde los mitos y leyendas de tesoros escondidos aún se escuchan en sus riberas y donde la vida marina (declarada reserva de la biosfera) se conjuga para ofrecer al turista excelentes destinos de buceo.
Los caminos del café
Al transitar la zona cafetera se pasa por parajes y pueblos escondidos en la cordillera de los Andes. Entre paisajes de cafetales y sembrados de plátano aparecen coloridas haciendas llenas de flores y bella arquitectura, que han sido adecuadas para brindar todas las comodidades a los turistas, mientras disfrutan de la vida rural en compañía de campesinos hospitalarios.
Arqueología e historia
Colombia tiene una larga historia anterior a la Conquista Española y en diversos lugares aún está vivo el testimonio de su asombroso pasado indígena. En San Agustín, al sur de la región andina, se conservan monolitos de piedra volcánica que representan dioses y guerreros. Cerca de allí, en la zona de Tierradentro, están los hipogeos, complejos funerarios con cámaras subterráneas que el visitante puede recorrer.
Desde una de las bahías del Parque Tayrona, en la costa Caribe, se puede ascender por un sendero empedrado hasta las ruinas de Pueblito, ciudad de piedra construida por los tayronas, una de las más avanzadas culturas de la América prehispánica, cuyo legado de orfebrería se puede admirar, junto con infinidad de piezas de diferentes culturas, en las sedes del Museo del Oro en Bogotá y otros museos de varias ciudades del país.
Colombia tiene un valioso pasado colonial arquitectónico y cultural que se conserva en muchas ciudades y pueblos.
Gente y folclor
Además de la riqueza de su historia y de la diversidad de sus paisajes, sorprende de Colombia la calidad de su gente, cuya amabilidad y temperamento espontáneo y servicial se manifiestan en una inigualable hospitalidad que el turista encuentra en todos los rincones del país.

La alegría del pueblo colombiano se percibe en todas las regiones, en sus fiestas, ferias, carnavales y festivales culturales. Se destacan el Carnaval de Negros y Blancos en Pasto, a comienzos del año; la Feria de Manizales en enero, el Carnaval de Barranquilla en febrero, el Festival Internacional de Teatro de Bogotá que coincide con la Semana Santa, el Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar, en junio el Festival Folclórico Colombiano en Ibagué y el Reinado Nacional del Bambuco en Neiva, en agosto la Feria de las Flores en Medellín, en noviembre las Cuadrillas de San Martín en el Meta, las fiestas del 11 de noviembre en Cartagena y la Feria de Cali a finales del año, entre muchos otros.
Cultura y sociedad
Los colombianos se han adaptado a la vida moderna y en sus ciudades se manifiesta una cultura dinámica, acorde con las tendencias internacionales. Muestra de ello son el Festival de Cine de Cartagena, el Festival de Teatro de Manizales, La Feria del Libro de Bogotá, los museos y las importantes colecciones de arte que anualmente presentan, los eventos de moda que se organizan en Cali, Medellín y la capital, y la proliferación de alegres sitios nocturnos y elegantes restaurantes.
La excelencia académica de sus colegios y universidades y la presencia de hospitales con equipos de alta tecnología, atendidos por especialistas de nivel internacional, demuestran el avance social del país. La infraestructura física de las grandes ciudades ha sido modernizada con eficientes sistemas masivos de transporte, amplias avenidas y grandes parques que constituyen un pulmón natural para el disfrute de sus habitantes. La arquitectura de los grandes edificios es de un diseño equivalente al de cualquier metrópoli.
Ver Herramientas del Viajero